En el momento de agradecer y recordar los nombres por mi gratitud a ellos por su apoyo a mi persona, hay varios que no debemos olvidar.

Mis experiencias con los dibujantes de América han sido las mejores. Así que doy las gracias a Marcus Hamilton, dibujante del famoso en el mundo Daniel el Travieso, incluido todo su equipo en California, por su aliento, el apoyo y la fidelidad durante años, por el buen material gráfico que me han ofrecido y por su tarjeta de Navidad que me envía todos los años.

Agradezco a Lynn Johnston, artista de For better or for Worse también por su apoyo, y por explicarme todo lo que la pedí en sus cartas breves.

Gracias a Dean Young y Dennis Lebrun, creadores de Blondie, una larga y legendaria serie todavía publicada en la prensa y por su limpia y atractiva línea de dibujo que atrajo mi atención de inmediato, debido a su parecido con la de Tintín.

Gracias a Mort Walker, creador de Beetle Bailey, a pesar de su única carta que me escribió en marzo de 2002, pero que también me alentó con mi carrera.

En cuanto a los franceses y belgas, tengo que apreciar el ídolo, Tintín, que tuve en mis primeros años y su creador, Hergé o Georges Remi. Porque el gusto mío en el mundo del dibujo fue gracias a él, y he descubierto los dibujantes de EE.UU. y de Europa también por él.

Jacques Martin, francés creador de Alix y de Lefranc y otros personajes de Tintín y colaborador del dibujante (que es el motivo por el que le conozco) y debe recibir también mi gratitud por sus esfuerzos para explicarme muchos conceptos y cualquier pregunta que le hice y me respondió sin problema.

Para Georges Chaulet, quien también debe recibir mis felicitaciones por su excelente obra en literatura y por sus colaboraciones para otros autores de comic en Francia, y en mi caso personal, tengo que darle las gracias por los guiones que me hizo y su ayuda hacia mí en todos los sentidos. Su ayuda y su agradable personalidad juvenil han de ser recordadas no sólo por mí, sino también por las muchas personas que ha ayudado. Gracias a él, también, porque me interesó su afición por los autogiros, su verdadera pasión.

Reconocimiento a los syndicates americanos (agencias de prensa) por la revisión de mis obras. Cuando yo era más joven años atrás, la presentación de algo a ellos fue un sueño o algo casi irrealizable para mí. Estos años he descubierto que algo imposible se puede convertir en algo totalmente posible. Así que doy las gracias a su paciencia con mis obras y las de otros aspirantes a dibujantes: King Features Syndicate, Creators Syndicate, Tribune Media Services, United Feature Syndicate, Universal Press Syndicate y The Washington Post Writers Group.

Para terminar esta larga lista de personas, gracias a Teresa, mi profesora del instituto por haber conservado en el lugar donde estudié todos mis libros y trabajos que le di. Además, gracias a Tony, experto en historia militar y miembro de la sociedad del castillo de Colditz, que conocí a raíz de la creación del álbum "Evasión en Colditz", y que me ayudó a localizar información de este tema y me permitió usar fotos de su sitio de internet para mi álbum. Gracias a Jesús, responsable de la Asociación de Parkinson y crítico de arte, a quien conocí cuando colaboré con esta asociación en mi juventud y que me ayudó con cinco de mis álbumes. También gracias a José Lesta por haber revelado secretos de la Segunda Guerra Mundial que no sabía, a quien también doy las gracias por ser una fuente especial de la información que me da para mis historias y por permitirme participar en sus libros. Encuentro también interesante la información que le enseño de vez en cuando que es material muy agradecido por él, al igual que lo que le mostré de los bunkers construidos por los alemanes en el sur de Francia a lo largo de la costa para evitar la invasión externa que le hice saber. Y a Daniel Bellier, webmaster de Bellier.org quien desapareció repentinamente un 6 de diciembre de 2012 con quien compartí decenas de informaciones, documentos y fotografías sobre Hergé y Tintín.
© 2017 Laszlo y Edgar