Habiendo pertenecido al grupo boy-scout de su colegio, incluso después de abandonarle, Laszlo y Edgar viven con Ebert, un periodista que les acoge cuando los padres de Laszlo le expulsan de casa. Ahora ambos ayudan a veces a Ebert en su trabajo en una emisora de radio y a Melke, un distribuidor de periódicos de una agencia  de prensa donde Laszlo y Edgar trabajan de vez en cuando. Pero a veces son llamados por el jefe de su organización y precisa la ayuda de estos dos jóvenes. Tiene confianza en ellos porque han estado como miembros del grupo boy scout y durante esos años recibieron entrenamiento militar. El jefe, Sr. Powell, confía en ellos y les ordena cosas que no les gusta muchas veces hacerlas. Incluso la agencia de periódicos y la emisora donde Ebert trabaja está continuamente vigilada por el ejército y la policía secreta. Cansados de esta situación, nuestros amigos, con otra gente, lideran un grupo secreto que tratará de eliminar el ambiente y la presión que su país invasor vecino les hace vivir.  

El grupo secreto, que recibe el nombre de “Etterbeek”, tiene desde la aventura “Objetivo Everest” un sótano en la parte vieja de la ciudad como lugar de reuniones en donde planean sus acciones, pasando aventuras más tarde a una oficina en la Philippe Baucq 31, una estrecha calle. 

Los personajes principales, Laszlo y Edgar, intentan desplazarse a distintos lugares donde la acción sucede por medio de un autogiro, un pequeño helicóptero que posee Chaulet, el mecánico del grupo.

Laszlo y Edgar nacieron sobre el año 2000 para una tira inicialmente llamada “Newsstand”, sobre la vida de estos dos jóvenes distribuidores de periódicos a los kioscos. En principio me gustaron las strips americanas y su difusión en la prensa. Luego descubrí que esas strips eran distribuidas a los periódicos por los syndicates o agencias de prensa. Ideé esta serie en los primeros momentos basada en lo que imaginaba que era el trabajo de un syndicate.

Los nombres Laszlo y Edgar fueron tomados de distinto sitio. Laszlo fue un nombre de un productor que vi un día en los créditos de una película de Asterix. Uno de los realizadores de la película se llamaba László, nombre húngaro. Me gustó tanto que decidí ponérselo a uno de los protagonistas. Únicamente retiré los acentos que tiene en su nombre húngaro.

Edgar fue tomado por mí de Edgar Pierre Jacobs, un dibujante próximo a Hergé, creador de Tintín, con el que colaboró en alguno de sus álbumes.
 
© 2017 Laszlo y Edgar